• 0-807
  • 05
  • 0828
  • 716

Jirafas 1 (turno mañana)

Jirafas 1 TM

Horarios Docentes: Laura Sparano y Greta Taborda
8.00 a 9.00 hs | Bienvenida y juegos de recepción.
9.00 a 9.25 hs | Actividades iniciales y saludo al jardín.
9.25 a 10.00 hs | Desayuno.
10.00 a 10.30 hs | Juego libre en el parque o en la sala.
10.30 a 11.00 hs | Actividades pedagógicas basadas en la estimulación temprana.
11.00 a 11.30 hs | Higiene y cambio de pañales.
11.30 a 12.00 hs | Almuerzo.
12.00 a 12.15 hs | Higiene y aseo.
12.15 a 13.30 hs | Descanso.
* Lunes y  Miércoles de 9.30 a 9.50 hs música.

 

El Niño de 24 a 36 Meses

Cuando el niño alcanza los dos años de edad ha transcurrido un intenso camino de formación de sus destrezas iniciales que, sin embargo, lo hacen aún en extremo dependientes del apoyo del adulto, y es precisamente en este tercer año de vida cuando se operan cambios muy significativos que les permite actuar por sí mismos y comunicarse con los demás de una manera muy notable.

El deseo de independencia, y que se manifestaba en el “yo solito” del año anterior se va a manifestar de forma mucho mas abierta, y ahora trata de hacer las cosas por sí mismo, y se molesta cuando se lo impiden, volviéndose impaciente y voluntarioso. Pero como aún no tiene las posibilidades intelectuales de realizar todas las cosas que quiere, necesita de la ayuda paciente y el control del adulto, para guiarle convenientemente.

Esto hace que ya sea capaz de valerse por sí mismo en algunas cosas, y así puede quitarse algunas prendas de vestir (como sus shorts o sus zapatos), lavarse las manos, comer solo utilizando la cuchara y sin derramar los alimentos, entre otros logros.

Es en este año donde la explosión del lenguaje es mas manifiesta, y de aquel niño que a los dos años apenas unía dos o tres palabras en sus frases, hacia los tres ha asimilado una notable cantidad de palabras y de formas de hablar que le permiten hacer y responder preguntas y sostener una conversación sobre las cosas que suceden a su alrededor, a esto es lo que se le llama conversación situacional, porque aún le cuesta trabajo hablar de lo que no está en su entorno directo.

Esta ampliación tan notable del lenguaje hace que se interese por los relatos y cuentos simples que se les hagan, y decir algunas frases de una canción que les guste. Cuando alguien les canta, puede acompañar el canto con alguna frase musical, moverse de acuerdo con el ritmo que escucha, y seguir con palmadas lo que se le pide.

Ya es bastante hábil en sus movimientos, puede saltar en dos pies, caminar por encima de bancos, lanzar mas o menos bien, y se enorgullece mucho de sus hazañas motoras, como puede ser derribar objetos lanzándoles una pelota. Esto hace que sean bastante arriesgados, y hay que tener cuidado para que no sufran caídas o se den golpes innecesariamente.

Si antes jugaba solo, ahora empieza a jugar con otros niños, imitando a los adultos en sus juegos, aunque todavía sin que haga un argumento muy complejo, con acciones simples pero que ya tienen un sentido. Los conflictos son frecuentes, porque aún no tiene un buen control de sus impulsos y siempre quieren hacer el papel principal.

No obstante, le gusta estar con otros niños en actividades diversas, y los busca para jugar y hablar. Las relaciones con los adultos son aún muy buenas, aunque hacia los tres años algunos niños se adelantan y empiezan a mostrar indicios de la famosa crisis del desarrollo de los tres años, de la cual hablaremos cuando describamos a los niños de tres a cuatro años.

En su desarrollo intelectual hay grandes logros, se desarrollan mucho los intereses por saber y conocer, y puede comparar los objetos por su color, por su forma, y por su tamaño, aunque aún tenga dificultades para nombrar estas cualidades sin que se equivoquen algunas veces.

En su pensamiento aparece una condición muy importante, y es que pueden atribuirle un significado diferente a cualquier objeto (puede ser que digan que un palo es un caballo, o que una silla es un avión). Esta capacidad de sustituir es muy importante para el desarrollo de su inteligencia.

Por lo general, y si la educación ha sido satisfactoria, son niños que se mantienen establemente alegres y activos, y que se relacionan bien con los demás, suelen demostrar mucho afecto hacia los animales, con los que se encariñan fácilmente.

Dibujan aún con limitaciones en sus trazos, pero ya pueden darle significado a sus garabatos, cuando se les pregunta que han dibujado dicen “¿No ves que hice una mariposa?”, como si todos tuvieran que saber lo que han hecho. Lo mismo pasa con las figuras que modelan con plastilina o barro, a las que siempre les encuentran parecido luego que la hacen.

A esta altura del desarrollo, ya el lenguaje comienza a servir para controlar su conducta, y si se le elogia se alegra, y cuando se lo reta se averguenza. Esto permite organizar mejor su comportamiento y facilita la formación elemental de hábitos de orden y disciplina.

En la formación de hábitos higiénicos hay un importante avance, y es que es capaz de comunicar que tiene necesidad de ir al baño, lo cual permite orientarles que vayan antes de que ocurra un “accidente”. No obstante, a veces cuando se entusiasman con el juego, se olvidan, y sobreviene el incidente, pero esto es solo de manera ocasional y no hay que retarlos porque suceda esto.

Generalmente son niños traviesos, pero sus sencillas travesuras no son por maldad, sino por hacer algo distinto a lo que usualmente hacen, esto también es manifestación de una inteligencia que se está desarrollando, y que en este momento está abocada a un cambio trascendental, que será mucho mas manifiesto en el año de vida siguiente.

Contacto




Chat

Chat
Aire Libre Jardin Maternal y Jardin de Infantes
Toda la información y los elementos incluidos en este web site: fotografías, diseño, isologos, etc no pueden ser reproducidos, utilizados, adaptados o comercializados sin la aprobación escrita de Aire Libre.
Validacion w3c diseño grafico - diseño web - la plata